8888
 

Un León en la Davis

Toda competencia que implique defender los colores de la nación, produce en la Argentina una sensación diferente, donde la pasión supera a la razón. A esto no escapa David, y con el paso de los años se convierte gracias a su talento, pero principalmente por su garra, en el principal referente del equipo argentino de Copa Davis.

Con 20 años, debuta en 2002 nada menos que en instancias semifinales, frente a Rusia en Moscú. Fue dobles, junto a Lucas Arnold en un partido que quedó en la historia. En 6 horas y 20 minutos de juego, los argentinos se imponen en el quinto set con un cierre increíble de 19 a 17. Al día siguiente, David juega nuevamente, esta vez en single, y cae frente a Marat Safin en cuatros sets. La serie finalmente queda para los rusos por 3 a 2. La Copa Davis de 2003 comienza para David frente a Alemania. Gana los dos partidos que juega, uno en singles y uno en dobles. La serie concluye 5 a 0.

En abril del año siguiente, David y la Argentina tienen su revancha frente a Rusia, esta vez en cuartos de final. En esta oportunidad, con público a su favor, se llevaron el match en un contundente 5 a 0. David nuevamente se impone en un partido en singles y otro en dobles. Año a año, da la sensación que Argentina tiene todo para llevarse la Copa, pero siempre el sueño parece frustrarse. En 2005 David y su equipo arrollan con la República Checa sin perder ningún partido.

En cuartos de final los espera un duro escollo, Australia de visitante. David debuta frente a Weyne Arthurs y se impone en cuatro sets. Lleyton Hewitt vence a Coria y el segundo día de competencia llega con las dos naciones del hemisferio sur empatadas. David y Mariano Puerta juegan el doble y vencen claramente a la pareja australiana en tres sets. El partido más esperado se juega en el primer turno del domingo. Nalbandian frente a su verdugo de Wimbledon 2002, Lleyton Hewitt. Con un tenis de altísimo vuelo, David barre al australiano por 6-2, 6-4 y 6-4.

El duelo concluye 4-1 para Argentina y a partir de allí Nalbandian se posiciona como líder indiscutido del equipo nacional. En las semifinales, Argentina visita a Eslovaquia y cae vencida 4 a 1. El punto argentino lo logra David, en la primera jornada, al vencer a Dominik Hrbaty.

En 2006, con los sueños renovados, Nalbandian y compañía llegan a la final de la Copa Davis, luego de superar a Suecia por 5 a 0, a Croacia, de visitante por 3 a 2 (los tres puntos que ganó Argentina lo tuvieron a David como protagonista) y a Australia por 5 a 0. En la final, los espera Rusia, en Moscú. Allí David vence claramente a Safin en tres sets, para luego volver a mostrar su garra al imponerse ante Davydenko. Así, el Rey le dio dos puntos a Argentina, pero finalmente los rusos se impusieron por 3-2 y obtuvieron la Davis.

La Copa Davis le sienta bien a David, porque su talento se mezcla con el sentimiento que representa defender los colores nacionales. En 2008, Argentina vuelve a ser finalista, esta vez ante España. De local, en Mar del Plata, David le dio el primer punto a la Argentina tras vencer a Ferrer, pero finalmente los europeos se impusieron en la serie, amargando así el sueño albiceleste.

En el 2010, David vuelve a ser el gran abanderado argentino en la Davis, logrando un punto decisivo en Estocolmo, ante Suecia, por los octavos de final, para luego ser el gran héroe en Moscú, donde derrotó a Davydenko y Youzhny, para obtener la clasificación a la semifinal, instancia donde Francia se hizo fuerte de local, quedándose con la serie. Argentina superaría dicha instancia en la edición 2011, donde los dirigidos por Vázquez llegan a una nueva final de Copa Davis. En una nueva definición ante España, los locales se imponen por 3-1 en Sevilla, logrando David junto a Schwank, el punto de dobles que mantuvo intactas las esperanzas hasta la última jornada.

El equipo nacional vuelve a ubicarse entre los mejores en el 2012, donde el trayecto de Argentina culmina en las semifinales frente a República Checa. Con las esperanzas intactas, el elenco albiceleste intenta buscar la ansiada ensaladera en la edición 2013, donde David continúa confirmando su vital importancia con su aporte para el juego de dobles y símbolo del equipo dentro y fuera del court.